Blog Cotilleos – Corazón, famosos, prensa rosa.

Blog Cotilleos te informa de las noticias del corazón y noticias de famosos.
Lindsay Lohan ya está en las calles otra vez, rehabilitada (supuestamente). La actriz abandonó el centro de rehabilitación Betty Ford luego de cumplir con los noventa días del programa al que se sometió para tratar la adicción a las drogas. Esta visita de Lohan al centro de rehabilitación es consecuencia de lo decidido por un juez durante el mes de octubre quien decidió que la actriz, luego de violar los términos de su libertad condicional, no iría nuevamente a prisión sino a un programa de rehabilitación. Ahora descansa en una vivienda que alquiló en la playa Venice (en la ciudad de Los Ángeles) y deberá presentarse ante la corte para la revisión de su caso a finales de febrero. Mientras tanto su carrera profesional ha quedado en segundo plano (hace poco más de un mes, los productores de “Inferno” la desafectaron de la producción por haberse extendido más de lo estipulado sus asuntos con la ley). Habrá que esperar a ver si esta vez la actriz definitivamente se encarrila o volverá a la corte una y otra vez.

Lindsay Lohan, de la Cruz Roja a la morgue

Gracias Lindsay Lohan por existir. Eres el pan nuestro de cada día. La revoltosa actriz es noticia (una vez más) por las resoluciones judiciales que la tienen como protagonista. Es que a LiLo le han cambiado su probation y ya no tendrá que ser voluntaria en la Cruz Roja. Ahora le toca ensuciarse un poco las manos.

Basta de trabajo comunitario en la Cruz Roja para Lindsay Lohan. La juez Stephanie Sautner le ordenó a los oficiales de probation que la actriz deje sus labores en el organismo y que se dedique a… ¡trabajar en la morgue de la ciudad de Los Ángeles!

¿Se la imaginan? ¿Limpiando sangre del piso luego de haber pasado una noche de pura fiesta y con una resaca del copón? Sin embargo no hay mal que por bien no venga, porque al conmutarle el tipo de servicio comunitario, a LiLo le han bajado las horas que debe cumplir de 360 a 120.

Lo cierto al fin de cuentas es que LiLo seguramente tiene motivos para festejar como para estar un poco asustada: por un lado evita una nueva temporada en prisión, pero por el otro le tocará pasar unas cuantas horas rodeada de médicos con batas ensangrentadas, extraños olores por los pasillos e inmensos refrigeradores que contienen cadáveres con etiquetitas colgando desde sus pulgares para identificarlos.

Seguramente que ahora cobran sentido las palabras de representante de la Lohan cuando dijo “todas las semanas nos llaman para tener sesiones de fotos”: ahora todos los paparazzis de Los Ángeles estarán ansiosos por conseguir una foto de LiLo limpiando la morgue.